jueves, 11 de febrero de 2016

ella

Ella volvió
a releer aquella
pàgina del cuaderno
donde se despidió
del mundo.

Luego dibujó
una mariposa
y desapareció.

Posteriormente
una Nube Rosa
encontró
el cuaderno
y llovió
Azul .

10 comentarios:

  1. Bonito poema, a veces cual mariposa quiere vilar el alma.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. ...y sin echar cuentas, el azul del cielo era pintura de aquella lluvia tan especial...Amaneció un nuevo día en su corazón hasta olvidar las penas...y su sentir se volvió azul para compartirlo...

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema.. Gracias por comentar.. Saludos..

    ResponderEliminar
  4. Tinta escampada por el cielo, lectura obligada para todas las mariposas, escritas en cuadernos perdidos.
    Besos.

    ResponderEliminar